Los mejores vestidos a medida

LA MANTILLA

La mantilla, ese producto tan español, no tiene un origen muy claro. Se cree que  pudo  empezar a utilizarse para cubrir el pelo en los actos religiosos, sustituyendo al velo. O que se  utilizó originariamente como manto o prenda de abrigo de forma ornamental. En el norte se utilizaban tejidos mas tupidos para abrigarse del frío, y en el sur tejidos más ligeros como la seda.

Había mantillas de diario, y mantillas de “fiesta”, que se utilizaban en ocasiones especiales. Pero las utilizaba el pueblo, no las clases altas. En el S. XII es cuando comienzan a utilizarse los encajes para adornarla, y pasó a ser un elemento puramente ornamental típico de la vestimenta femenina.

En el S. XVIII comienzan a utilizar las mantillas las clases altas, siendo la reina Isabel II quien la populariza y empieza a utilizarse en actos sociales como prenda distinguida  en encaje bordado sobre tul de seda. Principalmente adornada con motivos florales.

En alguna ocasión se ha utilizado incluso con fines políticos para reivindicar el españolismo. Una manifestación pacífica de mujeres aristócratas ataviadas con mantilla española, protagonizaron lo que se conoce como la “rebelión de las mantillas” para mostrar el apoyo a la casa de Borbón, representada por Alfonso y su madre Isabel II,  frente a Amadeo de Saboya y su esposa Maria Victoria, recién llegados a España. Este acontecimiento tuvo lugar en el paseo del Prado, donde iban las clases altas con sus carruajes a pasar las tardes en el año 1871. A los tres años aproximadamente de éste hecho, Amadeo I renunció al trono de España por considerarlo ingobernable.

Hoy en día vemos las mantillas casi exclusivamente en las bodas, en los toros y en semana santa.

En las bodas la utilizan casi exclusivamente la madrina de la ceremonia en color negro, y las novias en color blanco sustituyendo al velo. El protocolo dice que las madrinas también pueden utilizarla en color blanco solicitando el permiso de la novia. Y las reinas católicas pueden utilizarla igualmente en color blanco cuando visitan al Papa. Es un privilegio exclusivo que se les concede solo a ellas. Actualmente ostentan este privilegio la Reina Sofía, Fabiola de Bélgica, Paola de Belgica y S.A.R. la Gran Duquesa Mª Teresa de Luxemburgo.

La duquesa de Alba es una gran amante de las mantillas, y todos pudimos ver como las lucían las invitadas a las bodas de sus hijos.

Ahora en semana santa está resurgiendo su uso en todas las ciudades y pueblos de España, tanto en el norte como en el sur, donde es mucho más habitual su uso. Las mujeres las utilizan cuando van acompañando a las procesiones. Se supone que el Viernes Santo debe ser negra, y el domingo de resurrección blanca.

Las hay en diversos largos y en varios tipos de encaje. También se fabrican a mano y a maquina. Las confeccionadas a mano suelen ser de seda, tanto el tul de base como el motivo de encaje, y alcanzan un altísimo valor en el mercado, sobre todo las antiguas.  Las he visto hasta de 15.000 € y realmente  ¡ es una prenda que hay que conservar !

Si tienes alguna te la podemos restaurar en el taller de Luisa Monzón. Mira que diferencia   ¡ Quedan como nuevas !

Mantilla antigua restaurada en el taller de Luisa Monzón

Mantilla antigua restaurada en el taller de Luisa Monzón

Comparte este post